clan-conquistador

Combate total

1- Elige bien la civilización: Observa a que mapa vas a jugar y actúa en consecuencia. En un combate total el aspecto económico cuenta menos que en un escenario estándar (aunque no deje por eso de ser importante). Por ejemplo.: En un escenario de islas las civilizaciones más importantes son (desde mi punto de vista): Vikingos, Coreanos, Sarracenos y Españoles. También tienes que tener en cuenta al contrincante. Si sabes que civilización cogerá o acostumbra a coger, ya tienes mucho ganado. Casi cualquier civilización tiene una contra-civilización. Si ese es el caso actúa en consecuencia, analiza la civilización de tu contrincante, recuerda que unidades tiene, los pros y los contras, ya atácale donde mas duela. Si elige una civilización de caballería, elige turcos o cualquier civ. que tenga piqueros o camellos, si elige una civ. de infantería, aztecas o teutones es una buena opción, para parar arqueros (aunque no creo que alguien elija una civ de arqueros en combate total) simplemente una buena masa de paladines hará un trabajo estupendo. 

2- Crea muchas, muchas unidades: En este modo de juego (y en los otros también aunque en menor medida) lo importante es la cantidad. Aunque tampoco hace falta que envíes un ejército de paladines contra uno de piqueros! Siempre tienes que tener mas unidades que el contrario. El estado ideal es el tope de población con las líneas de producción llenas para que cada unidad que pierdas la vuelvas a tener.

3- Haz ejércitos mixtos: Salen mas económicos y duran más. Una buena combinación es si coges turcos, un ejército de jenízaros, con otro de camellos y unos lanzapiedras para los edificios. Los jenízaros y los camellos estarían para proteger a los lanzapiedras. Aunque no funcionaria contra todas las civ., p.ej: godos.

4- Ataca primero: Aunque pierdas más unidades en campo contrario, les destrozarás edificios, matarás aldeanos, o como mínimo harás que su producción de recursos sea mas difícil.

5- Usa el factor psicológico: Que el enemigo crea que eres más poderoso de lo que realmente eres. Siempre que pierdas una batalla (en campo contrario, claro) vuelve a atacar sin pensártelo dos veces, para que tu enemigo no tenga tiempo de ocuparse de los recursos ni de planificar un ataque. Tiene que parecer que tus recursos no se acaban nunca, que siempre tienes un gran ejército. Depende de su nivel tardará más o menos, pero siempre acaban sucumbiendo a la presión.

6- No te olvides de los recursos: Aunque sea un combate total y no te tengas que gastar nada en mejoras, las batallas son duras. 10000 de oro no son nada si luchas contra un enemigo difícil. En cuanto envíes el ejercito a luchar organiza tus aldeanos, y asígnales las tareas que creas convenientes (depende de las unidades que elijas para atacar). Se entiende que aunque al principio te dediques de lleno a la creación de tropas, la plaza central no para de dar aldeanos, que a parte de construir los puedes dirigir de momento al oro, que es lo que escasea primero. Si es 2Vs2 o más, el uso del mercado es obligado.

 

7- Crea múltiples centros: Para aumentar la recogida de recursos, para que no pueda construir el enemigo y por si tienes problemas en tu base principal. Siempre podrás contraatacar.


Hoy habia 1 visitantes (6 clics a subpáginas) en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=